Para inscribirse a la catequesis de primera comunión tanto para primero como para segundo, nos encontrareis a partir del 18 de septiembre de 2017 de 17:30 a 19h. por el despacho (C/ Ros de Ursinos 45) .

Hay que rellenar, firmar la ficha de inscripción por los dos padres y pagar la matricula (35€).

La catequesis comienza después del Pilar (18 o 19 de octubre de 2017).

El día de Catequesis es:

Para inscribirse a la catequesis de primera comunión tanto para primero como para segundo, nos encontrareis a partir del 18 de septiembre de 2017 de 17:30 a 19h. por el despacho (C/ Ros de Ursinos 45) .

Hay que rellenar, firmar la ficha de inscripción por los dos padres y pagar la matricula (35€).

La catequesis comienza después del Pilar (18 o 19 de octubre de 2017).

El día de Catequesis es:

Sábado 7 de mayo de 2016

1.       Álvarez Fernández, Marta

2.       Carrión Legarraga, Carlos

3.       Espinosa Capella, Álvaro

4.       Fenoll Urenda, Ainhoa  

5.       Garrido San Lorenzo, Eleanor

6.       López López, Andrea

7.       Mateu Cifre, Nuria

8.       Olaria Donate, Pau

9.       Paumer Álvarez, Oscar

10.   Prieto Varella, Carlos

11.   Puchol Vázquez, Carla

12.   Sánchez Mariñas, Álvaro

13.   Ucar Gargallo, Víctor

14.   Vidal Barreda, Adrián

Dia 1ª Comunión: 09/05/2015

1 Arcos Vicente, Fernando

2 Arcos Vicente, Victoría

3 Ausejo Rubert, Marina

4 Bernat Peris, Jorge

5 Cabedo Bernal, Jorge

6 Camahort Galindo, Jorge

7 Cubedo Diana, Mónica

8 Esquer Martínez, Daniel

9 Montañes Selma, Berta

10 Montero Ripollés, Claudia

11 Remón Valls, Enrique

12 Ribes Prades, Sofía

13 Sánchez Bonias, Daniel

14 Serraller Gallén, Pablo

15 Soriano Mahiques, Celia

16 Soriano Maiques, Pablo

17 Torres Tubilla, Carla

18 Ucher Cano, Aitana

19 Viciano Cabello, Elena

20 Vives Alcón, Marta

271. ¿Qué es la Eucaristía?

La Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección. Es signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual, en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna.

272. ¿Cuándo instituyó Jesucristo la Eucaristía?

Jesucristo instituyó la Eucaristía el Jueves Santo, «la noche en que fue entregado» (1 Co 11, 23), mientras celebraba con sus Apóstoles la Última Cena.

 

273. ¿Cómo instituyó la Eucaristía?

Después de reunirse con los Apóstoles en el Cenáculo, Jesús tomó en sus manos el pan, lo partió y se lo dio, diciendo: «Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo que será entregado por vosotros». Después tomó en sus manos el cáliz con el vino y les dijo: «Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la Alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres, para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía».

274. ¿Qué representa la Eucaristía en la vida de la Iglesia?

La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana. En ella alcanzan su cumbre la acción santificante de Dios sobre nosotros y nuestro culto a Él. La Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia: el mismo Cristo, nuestra Pascua. Expresa y produce la comunión en la vida divina y la unidad del Pueblo de Dios. Mediante la celebración eucarística nos unimos a la liturgia del cielo y anticipamos la vida eterna.

275. ¿Qué nombres recibe este sacramento?

La inagotable riqueza de este sacramento se expresa con diversos nombres, que evocan sus aspectos particulares. Los más comunes son: Eucaristía, Santa Misa, Cena del Señor, Fracción del Pan, Celebración Eucarística, Memorial de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, Santo Sacrificio, Santa y Divina Liturgia, Santos Misterios, Santísimo Sacramento del Altar, Sagrada Comunión.

276. ¿Qué lugar ocupa la Eucaristía en el designio divino de salvación?

En la Antigua Alianza, la Eucaristía fue anunciada sobre todo en la cena pascual, celebrada cada año por los judíos con panes ázimos, como recuerdo de la salida apresurada y liberadora de Egipto. Jesús la anunció en sus enseñanzas y la instituyó celebrando con los Apóstoles la Última Cena durante un banquete pascual. La Iglesia, fiel al mandato del Señor: «Haced esto en memoria mía» (1 Co 11, 24), ha celebrado siempre la Eucaristía, especialmente el domingo, día de la resurrección de Jesús.

277. ¿Cómo se desarrolla la celebración de la Eucaristía?

La celebración eucarística se desarrolla en dos grandes momentos, que forman un solo acto de culto: la liturgia de la Palabra, que comprende la proclamación y la escucha de la Palabra de Dios; y la liturgia eucarística, que comprende la presentación del pan y del vino, la anáfora o plegaria eucarística, con las palabras de la consagración, y la comunión.

278. ¿Quién es el ministro de la celebración de la Eucaristía?

El ministro de la celebración de la Eucaristía es el sacerdote (obispo o presbítero), válidamente ordenado, que actúa en la persona de Cristo Cabeza y en nombre de la Iglesia.

279. ¿Cuáles son los elementos esenciales y necesarios para celebrar la Eucaristía?

Los elementos esenciales y necesarios para celebrar la Eucaristía son el pan de trigo y el vino de vid.

280. ¿En qué sentido la Eucaristía es memorial del sacrificio de Cristo?

La Eucaristía es memorial del sacrificio de Cristo, en el sentido de que hace presente y actual el sacrificio que Cristo ha ofrecido al Padre, una vez por todas, sobre la Cruz en favor de la humanidad. El carácter sacrificial de la Eucaristía se manifiesta en las mismas palabras de la institución: «Esto es mi Cuerpo que se entrega por vosotros» y «Este cáliz es la nueva alianza en mi Sangre que se derrama por vosotros» (Lc 22, 19-20). El sacrificio de la Cruz y el sacrificio de la Eucaristía son un único sacrificio. Son idénticas la víctima y el oferente, y sólo es distinto el modo de ofrecerse: de manera cruenta en la cruz, incruenta en la Eucaristía.

281. ¿De qué modo la Iglesia participa del Sacrificio eucarístico?

En la Eucaristía, el sacrificio de Cristo se hace también sacrificio de los miembros de su Cuerpo. La vida de los fieles, su alabanza, su sufrimiento, su oración y su trabajo se unen a los de Cristo. En cuanto sacrificio, la Eucaristía se ofrece también por todos los fieles, vivos y difuntos, en reparación de los pecados de todos los hombres y para obtener de Dios beneficios espirituales y temporales. También la Iglesia del cielo está unida a la ofrenda de Cristo.

282. ¿Cómo está Jesucristo presente en la Eucaristía?

Jesucristo está presente en la Eucaristía de modo único e incomparable. Está presente, en efecto, de modo verdadero, real y sustancial: con su Cuerpo y con su Sangre, con su Alma y su Divinidad. Cristo, todo entero, Dios y hombre, está presente en ella de manera sacramental, es decir, bajo las especies eucarísticas del pan y del vino.

283. ¿Qué significa transubstanciación?

Transubstanciación significa la conversión de toda la sustancia del pan en la sustancia del Cuerpo de Cristo, y de toda la sustancia del vino en la sustancia de su Sangre. Esta conversión se opera en la plegaria eucarística con la consagración, mediante la eficacia de la palabra de Cristo y de la acción del Espíritu Santo. Sin embargo, permanecen inalteradas las características sensibles del pan y del vino, esto es las «especies eucarísticas».

284. La fracción del pan, ¿divide a Cristo?

La fracción del pan no divide a Cristo: Él está presente todo e íntegro en cada especie eucarística y en cada una de sus partes.

285. ¿Cuánto dura la presencia eucarística de Cristo?

La presencia eucarística de Cristo continúa mientras subsistan las especies eucarísticas.

286. ¿Qué tipo de culto se debe rendir al sacramento de la Eucaristía?

Al sacramento de la Eucaristía se le debe rendir el culto de latría, es decir la adoración reservada a Dios, tanto durante la celebración eucarística, como fuera de ella. La Iglesia, en efecto, conserva con la máxima diligencia las Hostias consagradas, las lleva a los enfermos y a otras personas imposibilitadas de participar en la Santa Misa, las presenta a la solemne adoración de los fieles, las lleva en procesión e invita a la frecuente visita y adoración del Santísimo Sacramento, reservado en el Sagrario.

287. ¿Por qué la Eucaristía es el banquete pascual?

La Eucaristía es el banquete pascual porque Cristo, realizando sacramentalmente su Pascua, nos entrega su Cuerpo y su Sangre, ofrecidos como comida y bebida, y nos une con Él y entre nosotros en su sacrificio.

288. ¿Qué significa el altar?

El altar es el símbolo de Cristo mismo, presente como víctima sacrificial (altar-sacrificio de la Cruz), y como alimento celestial que se nos da a nosotros (altar-mesa eucarística).

289. ¿Cuándo obliga la Iglesia a participar de la Santa Misa?

La Iglesia establece que los fieles tienen obligación de participar de la Santa Misa todos los domingos y fiestas de precepto, y recomienda que se participe también en los demás días.

290. ¿Cuándo se debe recibir la sagrada Comunión?

La Iglesia recomienda a los fieles que participan de la Santa Misa recibir también, con las debidas disposiciones, la sagrada Comunión, estableciendo la obligación de hacerlo al menos en Pascua.

291. ¿Qué se requiere para recibir la sagrada Comunión?

Para recibir la sagrada Comunión se debe estar plenamente incorporado a la Iglesia Católica y hallarse en gracia de Dios, es decir sin conciencia de pecado mortal. Quien es consciente de haber cometido un pecado grave debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar. Son también importantes el espíritu de recogimiento y de oración, la observancia del ayuno prescrito por la Iglesia y la actitud corporal (gestos, vestimenta), en señal de respeto a Cristo.

292. ¿Cuáles son los frutos de la sagrada Comunión?

La sagrada Comunión acrecienta nuestra unión con Cristo y con su Iglesia, conserva y renueva la vida de la gracia, recibida en el Bautismo y la Confirmación y nos hace crecer en el amor al prójimo. Fortaleciéndonos en la caridad, nos perdona los pecados veniales y nos preserva de los pecados mortales para el futuro.

293. ¿Cuándo se puede administrar la sagrada Comunión a los otros cristianos?

Los ministros católicos administran lícitamente la sagrada Comunión a los miembros de las Iglesias orientales que no están en plena comunión con la Iglesia católica, siempre que éstos lo soliciten espontáneamente y tengan las debidas disposiciones.

Asimismo, los ministros católicos administran lícitamente la sagrada Comunión a los miembros de otras comunidades eclesiales que, en presencia de una grave necesidad, la pidan espontáneamente, estén bien dispuestos y manifiesten la fe católica respecto al sacramento.

294. ¿Por qué se dice que la Eucaristía es «prenda de la gloria futura»?

La Eucaristía es prenda de la gloria futura porque nos colma de toda gracia y bendición del cielo, nos fortalece en la peregrinación de nuestra vida terrena y nos hace desear la vida eterna, uniéndonos a Cristo, sentado a la derecha del Padre, a la Iglesia del cielo, a la Santísima Virgen y a todos los santos.

«En la Eucaristía, nosotros partimos "un mismo pan que es remedio de inmortalidad, antídoto no para morir, sino para vivir en Jesucristo para siempre"» (San Ignacio de Antioquía).

Imagen1

 


Hace pocas semanas hemos empezado el curso de catequesis de preparación para la primera comunión, que exige previamente haber recibido también por vez primera el sacramento de la confesión.

 

¿Cuál es el fin de la catequesis de 1a Comunión?

El objetivo de esta catequesis es la preparación para recibir a Jesús en la Eucaristía. Como dirá el Concilio Vaticano II, la Eucaristía contiene "todo el bien espiritual de la Iglesia, Cristo mismo" (PO 5); y también afirma que la Eucaristía es "el culmen de la vida cristiana" (LG 11)

¿Quiénes están implicados en la catequesis de los niños?

Los primeros catequistas son los padres, ya que al traer a la Iglesia para bautizar a sus hijos, se comprometieron a hacer crecer la semilla de la fe con su ejemplo y sus palabras. Por eso, la Iglesia no tiene temor en llamar a la familia "Iglesia Doméstica".

La parroquia colabora con los padres en esta tarea a través de los catequistas y de los sacerdotes. La catequesis en la parroquia tiene una dimensión más estructurada y doctrinal, pero precisa-sin lugar a dudas- del ejemplo en la familia.

 

¿Cuál es el contenido de la catequesis?

Los elementos que constituyen la catequesis de primera comunión son los siguientes:

-LA MISA DOMINICAL: ya que la mejor catequesis sobre la Eucaristía es la participación en la Misa bien celebrada y bien vivida. Es bueno que aprendan las oraciones y respuestas de la Misa durante este tiempo de catequesis.

-LAS ORACIONES DE SIEMPRE: aprender las oraciones de la Iglesia –el Ave María, el Padrenuestro y otros– es un medio idóneo para introducir a los niños en el arte de la oración, para que aprendan a dirigirse a Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre. Las costumbres que se aprenden a estas edades duran para toda la vida.

-INTRODUCIRLES A LA SAGRADA ESCRITURA: Es bueno que conozcan las historias y los personajes bíblicos. En especial, es idóneo introducirles en la vida de Nuestro Señor Jesucristo.

-EL CREDO: ya que contiene las principales verdades de fe. En especial, hay que tratar el Misterio de la Santísima Trinidad, el Misterio Pascual y el Misterio de la Iglesia.

-LOS SACRAMENTOS: es necesario que durante esta formación conozcan la realidad de estos signos que nos ponen en contacto con Jesús y nos traen la gracia. En especial, deben descubrir el bautismo por el cual son hijos de Dios, y los dos sacramentos que se preparan a recibir: la confesión y la comunión.

-LOS MANDAMIENTOS: es importante que conozcan nuestros niños las principales normas morales, y distinguir así entre el bien y el mal. La semilla de bien que se planta en las almas inocentes de los niños, con el pasar del tiempo, crece y da frutos de verdadera santidad.

 

Andrés: Mi catequista, al prepararme para el día de mi primera Comunión, me dijo que Jesús está presente en la Eucaristía. Pero ¿cómo? Yo no lo veo.

Imagen2Benedicto XVI: Sí, no lo vemos, pero hay muchas cosas que no vemos y que existen y son esenciales. Por ejemplo, no vemos nuestra razón; y, sin embargo, tenemos la razón... Así tampoco vemos, por ejemplo, la corriente eléctrica y, sin embargo, vemos que existe, vemos cómo funciona este micrófono; vemos las luces. En una palabra, precisamente las cosas más profundas, que sostienen realmente la vida y el mundo, no las vemos, pero podemos ver, sentir sus efectos. No vemos la electricidad, la corriente, pero vemos la luz. Y así sucesivamente. Del mismo modo, tampoco vemos con nuestros ojos al Señor resucitado, pero vemos que donde está Jesús los hombres cambian, se hacen mejores.

confesion5

 

1. Examen de Conciencia: Esfuerzo sincero en recordar todos y cada uno de los pecados.

2. Dolor de los Pecados: Reconocer que se ha ofendido a Dios que nos ama tanto.

3. Propósito de no volver a pecar: La simple y sincera determinación de no volver a pecar por amor a Dios.

4. Decir los Pecados al Sacerdote: De una manera concisa, concreta, clara y completa.

5. Cumplir la Penitencia: Cumplirla cuanto antes con humildad y dolor en desagravio, reparación y satisfacción de la culpa contraída al ofender a Dios.

comunion3Las disposiciones para recibir dignamente a Cristo son:

a) Estar en gracia de Dios, es decir, limpios de pecado mortal. Nadie puede acercarse a comulgar, si antes no ha confesado los pecados mortales, ya que cometería un sacrilegio.

b) Guardar el ayuno eucarístico, que supone no haber comido ni tomado bebidas desde una hora antes de comulgar; el agua no rompe el ayuno y tampoco las medicinas.

c) Saber a quién se recibe. Puesto que se recibe al mismo Cristo en este sacramento, no podemos acercarnos a comulgar desconsideradamente o por mera rutin.

Joseph Ratzinger nos explica su labor con niños y jóvenes en sus primeros años de ministerio:


RatzingerJoven"Fui coadjuntor (al terminar los estudios) en una parroquia daba dieciséis horas semanales de Religión, a seis clases diferentes, de la 2a a la 8a clase. Eso suponía un montón de trabajo, más aún si se tiene en cuenta que yo me estrenaba en aquel encargo. Era lo que más tiempo me llevaba de todas mis obligaciones pastorales; disfrutaba mucho con aquellas clases porque enseguida comprobé que tenía facilidad para relacionarme conlos niños. Me pareció muy bonito transformar el abstracto universo de los conceptos de modo que un niño también pudiera entenderlo.

Además, los domingos tenía que pronunciar tres sermones; uno iba dirigido a los niños y los otros dos, a personas mayores. para mi sorpresa, la MIsa para los niños era la más frecuntada por las personas mayores, que también empezaron a asistir. Yo era el único coadjuntor y, por tanto, también tenía que trabajar con la juventud -yo solo- por las noches"

J. Ratzinger, "La sal de la tierra", 1996

oracionmano

1. El pulgar es el más cercano a ti. Asi que empieza orando por quienes estan más cerca de ti. Son las personas más fáciles de recordar. Orar por nuestros seres queridos es "una dulce obligación"

2. El siguiente dedo es el indice. Ora por quienes enseñan, instruyen y sanan. Esto incluye a los maestros, profesores, médicos y sacerdotes. Ellos necesitan apoyo y sabiduria para indicar la dirección correcta a los demás. Tenlos siempre presentes en tus oraciones.

3. El siguiente dedo es el más alto. Nos recuerda a nuestros líderes. Ora por el presidente, los congresistas, los empresarios, y los gerentes. Estas personas dirigen los destinos de nuestra patria y guian a la opinión pública.. Necesitan la guia de Dios.

4. El cuarto dedo es nuestro dedo anular. Aunque a muchos les sorprenda, es nuestro dedo más debil, como te lo puede decir cualquier profesor de piano. Debe recordarnos orar por los más debiles, con muchos problemas o postrados por las enfermedades. Necesitan tus oraciones de día y de noche. Nunca será demasiado lo que ores por ellos. También debe invitarnos a orar por los matrimonios.

5.  por último está nuestro dedo meñique, el más pequeño de todos los dedos, que es como debemos vernos ante Dios y los demás. Como dice la Biblia "los últimos serán los primeros". Tu meñique debe recordarte orar por tí.. Cuando ya hayas orado por los otros cuatro grupos verás tus propias necesidades en la perspectiva correcta, y podrás orar mejor por las tuyas.

comunion3Presentamos un elenco de temas prácticos con respecto a la celebración de la Primera Comunión:

1. FIN DE LA CATEQUESIS: Termina con la fiesta del Niño Jesús de Praga, el domingo 2 de junio, Misa a las 19:30 y procesión con los niños. Por tanto, habrá catequesis durante el mes de mayo.

2. ENSAYOS: de lunes a viernes de la semana de la comunión de 17:30 a 18:30h. aproximadamente.

-En el templo: Comunión en sábado (lunes y miércoles) y en domingo (martes y viernes)

-En el aula de catequesis: los otros días.

3. 1ª CONFESIÓN: Durante los ensayos habrá un momento para la confesión de los niños. Además, los padres podrán acceder al sacramento de la reconciliación todos los días de 18:30 a 19:30h.

4. DÍA DE LA COMUNIÓN: Los niños llegarán a las 11:15 para las fotos, y a las 11:30 irán con los catequistas y el sacerdote para la preparación inmediata de la celebración.

5. FOTOS: la parroquia no tiene un fotógrafo propio, los padres de cada turno se pondrán de acuerdo para contratar un único fotógrafo, quien deberá asistir a uno de los ensayos en la parroquia para saber dónde ubicarse mejor.

6. FLORES: Asimismo, la parroquia no se ocupa de contratar una floristería. Los padres de los dos turnos del fin de semana se pondrán de acuerdo para contratar un único florista, que deberá ponerse en contacto con la parroquia para saber lo que está establecido (número de centros y tipo de flor).

7. CORPUS CHRISTI: El 1 de junio por la tarde en la Concatedral de Santa María. Los catequistas junto con los padres quedaran en la esquina de Corte Fiel 20 minutos antes de la Misa para poder acceder a los sitios reservados para los niños.