comunionLa catequesis familiar acompaña y enriquece toda otra forma de catequesis. Por tanto, conviene no olvidar que a ser cristiano se aprende, sobre todo, en casa. De ahí que respecto a la Misa Dominical, sólo aprenden a quererla y amarla, en la medida en que ven cómo sus padres asisten y viven la Eucaristía. A continuación, presentamos algunas ideas para la transmisión de la fe en el hogar.

Los padres han de subrayar en catequesis los siguientes objetivos:

1) Favorecer el trato frecuente con Dios Padre.

-Presentar a Dios como alguien muy querido, cercano y familiar.

-Fomentar detalles de trato con Dios: dar gracias por la comida, pedir por los familiares enfermos, ofrecer el juego y el estudio,...

2) Fomentar la amistad con Jesús.

-Descubrirles a Jesús como el amigo que nunca falla.

-Enseñarles a ser amigos de Jesús: pueden contarle muchas cosas, pedirle por la familia y los amigos,...

-Ayudarles a visitar a Jesús en la Iglesia en el Santísimo Sacramento: como hicieron los pastores y los Reyes en Belén.

-Enseñarles a rezar al levantarse y al acostarse. 

-Enseñarles a santiguarse y besar la Cruz

3) Fomentar el amor a la Virgen.

-Enseñarles que tiene una Madre en el Cielo, la Virgen María. Despertar cariño y ternura por ella.

-Enseñarles detalles concretos de amor a la Virgen: cuidar las imágenes María y besarlas, las tres avemarías antes de acostarse, ponerles flores en el mes de Mayo,...

4) Crear en casa un clima de amor al prójimo

-Enseñarles que en los demás han de ver a Cristo

-Detalles de amor y de generosidad con los demás, empezando por los más cercanos: dar un beso a los padres al llegar a casa, prestar pequeños servicios, dejar las cosas a los demás, rezar por los pobres.

5) Cuidar la formación de la conciencia-El niño quiere aprender a amar a Dios y agradarle.

-Ayudarles a examinarse y a distinguir el bien del mal.

-Concretar pequeños detalles para mejorar cada día y pedir ayuda a Jesús.

-Educarles en el esfuerzo y la fuerza de voluntad. Cuando se equivocan enseñarles a pedir perdón y a volver a empezar.

6) Hacer pequeños sacrificios

-Darles pequeños encargos y explicarle el modo de hacerlos: asequibles a su capacidad, alentarles cuando se desaniman, recordárselo cuando de olvidan, y que aprendan a ofrecerlo.