comunionLa catequesis familiar acompaña y enriquece toda otra forma de catequesis. Por tanto, conviene no olvidar que a ser cristiano se aprende, sobre todo, en casa. De ahí que respecto a la Misa Dominical, sólo aprenden a quererla y amarla, en la medida en que ven cómo sus padres asisten y viven la Eucaristía. A continuación, presentamos algunas ideas para la transmisión de la fe en el hogar.

Los padres han de subrayar en catequesis los siguientes objetivos:

1) Favorecer el trato frecuente con Dios Padre.

-Presentar a Dios como alguien muy querido, cercano y familiar.

-Fomentar detalles de trato con Dios: dar gracias por la comida, pedir por los familiares enfermos, ofrecer el juego y el estudio,...

2) Fomentar la amistad con Jesús.

-Descubrirles a Jesús como el amigo que nunca falla.

-Enseñarles a ser amigos de Jesús: pueden contarle muchas cosas, pedirle por la familia y los amigos,...

-Ayudarles a visitar a Jesús en la Iglesia en el Santísimo Sacramento: como hicieron los pastores y los Reyes en Belén.

-Enseñarles a rezar al levantarse y al acostarse. 

-Enseñarles a santiguarse y besar la Cruz

3) Fomentar el amor a la Virgen.

-Enseñarles que tiene una Madre en el Cielo, la Virgen María. Despertar cariño y ternura por ella.

-Enseñarles detalles concretos de amor a la Virgen: cuidar las imágenes María y besarlas, las tres avemarías antes de acostarse, ponerles flores en el mes de Mayo,...

4) Crear en casa un clima de amor al prójimo

-Enseñarles que en los demás han de ver a Cristo

-Detalles de amor y de generosidad con los demás, empezando por los más cercanos: dar un beso a los padres al llegar a casa, prestar pequeños servicios, dejar las cosas a los demás, rezar por los pobres.

5) Cuidar la formación de la conciencia-El niño quiere aprender a amar a Dios y agradarle.

-Ayudarles a examinarse y a distinguir el bien del mal.

-Concretar pequeños detalles para mejorar cada día y pedir ayuda a Jesús.

-Educarles en el esfuerzo y la fuerza de voluntad. Cuando se equivocan enseñarles a pedir perdón y a volver a empezar.

6) Hacer pequeños sacrificios

-Darles pequeños encargos y explicarle el modo de hacerlos: asequibles a su capacidad, alentarles cuando se desaniman, recordárselo cuando de olvidan, y que aprendan a ofrecerlo.

madre-teresaEn la vida de muchos santos, el encuentro con Cristo se produjo desde la más tierna infancia. Así, por ejemplo, vemos la importancia que tuvo la Primera Comunión en el alma de la Madre Teresa de Calcuta, en aquel momento, la pequeña Inés. Escribe ella: Desde la edad de cinco años y medio, cuando le recibí por primera vez, el amor por las almas entró dentro [de mí]. Este [amor] ha ido creciendo con los años.

navidadBXVIEl día de mi primera comunión fue uno de los más bonitos de mi vida. También para vosotros, ¿no es verdad? Y, ¿sabéis por qué? No sólo por los lindos vestidos, los regalos o el banquete de fiesta, sino principalmente porque en ese día recibimos por primera vez a Jesús-Cristo. Cuando yo comulgo, Jesús viene a habitar dentro de mí. Tengo que recibirlo con amor y escucharlo con atención. En lo más profundo del corazón, le puedo decir por ejemplo: «Jesús, yo sé que tú me amas. Dame tu amor para que te ame y ame a los demás con tu amor. Te confío mis alegrías, mis penas y mi futuro».

Queridos niños, no dudéis en hablar de Jesús a los demás. Es un tesoro que hay que saber compartir con generosidad. En la historia de la Iglesia, el amor a Jesús ha llenado de valor y de fuerza a muchos cristianos, incluso a niños como vosotros.

Sin orden, no puede haber nunca trabajo provechoso. El catequista ha de cumplir su misión sobre el fundamento del orden, sin el cual no sería posible la atención indispensable para que sea retenido lo que se explica. Por eso, hace falta que su autoridad se imponga o que se haga respetar, cosa que fácilmente se obtendrá consentido común, tacto e ingenio maternal, y particularmente ganando el corazón de los alumnos.

 

Sentido común

El buen catequista nunca de chillar ni impacientarse, teniendo presente aquello de que "a son de timbales no se cogen liebres". Hay catedráticos que con un sencillo golpe de lápiz encima de la mesa,  pasando lista don voz bien baja, tiene bastante para hacer callar y tener en orden la clase, mientras que otros con grandes gritos no obtienen nada, si no es el contrario de lo que intentan, y es que éstos carecen de aquel granito de sentido común indispensable a todo pedagogo...

Tacto

Eso es, dándose cuenta de la más insignificante falta de orden, y de cualquier falta de bienestar o de justicia que afecte a los alumnos y, por tanto, procurará corregir siempre estas faltas, mirando de ocultar los defectos a los ojos de aquellos que no están afectados y en cambio usando una señal o una expresión, con la que se den por entendidos únicamente los que han de ser corregidos. Así, por ejemplo: el catequista se da cuenta de que uno habla; de ninguna manera, como hemos insinuado en otro lugar, sería aconsejable que desde el principio fuera llamado por su nombre, fuera amonestado o retado; lo que sí sería laudable y provechoso: comenzar por dirigirle especialmente la mirada, o bien que en general el catequista dijera, intercalándolo con su explicación, que está muy contento con el comportamiento de los alumnos por la atención con la que le escuchan.

Ingenio maternal

Buscando remedio a todo aquello que hay que curar, con ingenio verdaderamente maternal, o sea, con amor, que nada hay tan ingenioso como el amor i se arreglan satisfactoriamente las cosas por costosas y difíciles que de momento puedan parecer. Y este amor será correspondido por los alumnos. Si los alumnos llegan a querernos dignamente, su corazón estará abierto para recibir todo lo que nosotros sembremos y llegará a ser tierra abonada que dará fruto al 30, al 60 y al 100.

Habremos ganado el corazón de los alumnos, para darlo a su amo, que es Dios.

Pero para llegar a eso haría falta: 1º Honrar la propia dignidad, o sea, la alta dignidad del catequista, y 2º Conocer perfectamente la manera de ser de los alumnos.

Manera de honrar dignamente el cargo

Cumpliendo exactamente el propio deber. Así pues:

a) Teniendo todo preparado y ordenado para trabajar, hasta el más mínimo detalle necesario, y aprovechar el tiempo a los alumnos.

b) Siendo constante y puntual tanto en comenzar como en acabar la explicación y no haciendo faltas. Esto demuestra espíritu de sacrificio y llega a ser muestra verdadera de amor al catecismo y a los alumnos.

c) Tratando a los alumnos con dulce seriedad. Esto es: fisonomía amable, compostura digna, trato delicado.

d) Interesándose como una medre, por todo lo que les afecta, considerando como propias sus reclamaciones.

e) Abajándose, haciéndose como ellos, poniéndose a su nivel, pero nunca rebajarse y teniendo siempre presente el ejemplo de Jesús.

f) Mostrándose firme en hacer cumplir las reglas y haciendo respetar el orden. Y haciéndolo con firmeza, que no es severidad. Así., para cumplir el orden es de gran eficacia el silencio del maestro, y, si es necesario hablar, se precisan palabras breves, mesuradas, contadas y  con voz baja. Suavidad en la forma y firmeza en mantener el orden. Asimismo, es necesario evitar, por un lado, los afectos particulares a determinados alumnos, una exagerada severidad y, por otro lado, servirse de los alumnos para la propia comodidad.

comunion3HOY ES FIESTA, FIESTA, GRANDE, ES EL DIA DEL SEÑOR. LOS CRISTIANOS, NOS REUNIMOS EN LA MESA DE JESÚS.

A comer su Cuerpo y Sangre, sí, sí

nos invita hoy Jesús;

sólo así seremos fuertes, sí sí

para ser siempre mejor.

HOY ES FIESTA ...

 

SEÑOR TEN PIEDAD

Ten piedad, ten piedad, ten piedad. Ten piedad, Señor, ten piedad, soy pecador, ten piedad.(2)

OFERTORIO

Un niño se te acercó aquella tarde, sus cinco panes te dio para ayudarte, los dos hicisteis que ya no hubiera hambre.

La tierra, el aire y el sol son tu regalo, y mil estrellas de luz sembró tu mano, el hombre pone su amor y su trabajo.

También yo quiero poner sobre tu mesa mis cinco panes que son una promesa, de darte todo mi amor y mi pobreza.

 

SANTO

Santo es el Señor, Dios del universo (2). Llenos de su gloria cielo y tierra están (2)

HOSANNA ES EL CIELO,(2)

HOSANNA (2), HOSANNA (2).

Bendito el que viene en el nombre del Señor (2).

 

PADRE NUESTRO

Padre nuestro que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga a nos, venga tu reino.

Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro dánosle hoy y perdona nuestras ofensas así como perdonamos.

No nos dejes caer en tentación y líbranos de todo mal.

Amén, amén, amén, amén, amén.

 

PAZ Y CORDERO DE DIOS

Cordero de Dios tu que quitas el pecado (2).

Ten piedad de nosotros (2).

Cordero de Dios tu que quitas el pecado (2).

Danos la paz (2).

 

COMUNIÓN

-TOMADO DE LA MANO CON JESÚS YO VOY, LE SIGO COMO OVEJA QUE ENCONTRÓ EL PASTOR. TOMADO DE LA MANO CON JESÚS YO VOY, A DONDE ÉL VA. (2)

Si Jesús me dice amigo, deja todo y ven conmigo, donde todo es más hermoso y más feliz.

Si Jesús me dice amigo, deja todo y ven conmigo, yo mi mano pondré en la suya e iré con Él.

TOMADO DE LA MANO ...

Yo te llevaré, amigo, a un lugar conmigo donde el Sol y las estrellas aún brillan más.

Yo te llevaré, amigo, a un lugar conmigo donde todo es más hermoso y más feliz.

TOMADO DE LA MANO ...

 

ESTAMOS DE FIESTA CON JESUS

-Estamos de fiesta con Jesús, al cielo queremos ir, estamos reunidos en su mesa y es Cristo quien va a servir.

 

PODEROSO ES NUESTRO DIOS, PODEROSO ES NUESTRO DIOS .

El sana, El salva, poderoso es nuestro Dios. Bautiza y limpia poderoso es nuestro Dios.

PODEROSO ES ...

ES JESÚS QUE ESTÁ EN TI, QUE ESTÁ EN MI, QUE ESTÁ EN TODOS MIS HERMANOS (BIS)

Quien hace crecer las flores, quien hace descender el agua, quien hace nuevo tu corazón cada mañana. Quien hace salir el sol, quien llena de estrellas el cielo, quien en la noche mas oscura, te da todo tu consuelo.

 

NO ADORÉIS A NADIE

No adoréis a nadie a nadie más que a Él. No adoréis a nadie a nadie más que a Él. No adoréis a nadie a nadie más, no adoréis a nadie a nadie más, no adoréis a nadie a nadie más que a Él.

PORQUE SOLO ÉL NOS PUEDE SOSTENER (2) NO ADORÉIS A NADIE, A NADIE MÁS (2) NO ADORÉIS A NADIE, A NADIE MÁS QUE A ÉL.

No pongáis los ojos en nadie más que en Él, no pongáis los ojos en nadie más que en él, no pongáis los ojos en nadie más, no pongáis los ojos en nadie más, no pongáis los ojos en nadie más que en Él.

 

JUNTO A TI MARÍA

Junto a ti María, como un niño quiero estar, tómame en tus brazos, guíame en mi caminar. Quiero que me eduques, que me enseñes a rezar, hazme transparente, lléname de paz.

MADRE, MADRE, MADRE, MADRE 2

comunion3Con el mes de Mayo, llegan también las comuniones. En nuestra parroquia, durante las próximas semanas recibirán por vez primera el Sacramento de la Comunión muchos niños. Rezamos por ellos, para que vivan con intensidad este momento.

A próposito de esto, proponemos qué supuso en la vida de muchos santos este momento:

SANTA GEMA GALGANI

 

Su primera comunión

Recibió la primera comunión el 17 de Junio 1887, fiesta del Sagrado Corazón. Explica sus vivencias: "me siento incapaz de describir la experiencia de aquel encuentro. En ese momento comprendí que las delicias del cielo no son como las de la tierra. Hubiera anhelado no interrumpir nunca aquella unión con mi Dios. Me sentía cada vez más desprendida del mundo y más dispuesta para la unión con el Señor. Aquella misma mañana Jesús despertó en mi un gran deseo de ser religiosa".

SANTO DOMINGO SAVIO

Sobre su primera comunión

Domingo Savio tuvo permiso para recibir la primera comunión a los siete años, y ese día escribió sus propósitos: «Primero: me confesaré muy frecuentemente y haré la comunión todas las veces que me dé permiso el confesor. Segundo: quiero santificar los días festivos. Tercero: mis amigos serán Jesús y María. Cuarto: la muerte, pero no el pecado».

papafranciscoEl Papa Francisco explica a los niños la Primera Comunión:

Y Jesús nos da también la fuerza para caminar. ¿Es verdad? Nos sostiene. ¡Bien! En las dificultades, ¿verdad? ¡Y también con las tareas de la escuela! Nos sostiene, nos ayuda, nos guía, nos sostiene. ¡Eso es! Jesús va siempre con nosotros. Vale. Pero oíd, Jesús nos da la fuerza. ¿Cómo nos da la fuerza Jesús? ¡Vosotros sabéis cómo nos da la fuerza! ¡Más fuerte; no oigo! En la Comunión nos da la fuerza, precisamente nos ayuda con la fuerza. Él viene a nosotros. Pero cuando vosotros decís «nos da la Comunión», ¿un pedazo de pan te da tanta fuerza? ¿No es pan eso? ¿Es pan? Esto es pan, pero el que está en el altar ¿es pan o no es pan? ¡Parece pan! No es precisamente pan. ¿Qué es? Es el Cuerpo de Jesús. Jesús viene a nuestro corazón. Eso. Pensemos en esto, todos: el Padre nos ha dado la vida; Jesús nos ha dado la salvación, nos acompaña, nos guía, nos sostiene, nos enseña; ¿y el Espíritu Santo? ¿Qué nos da el Espíritu Santo? ¡Nos ama! Nos da el amor.

Es importante que los niños se preparen bien para la Primera Comunión y que ningún niño se quede sin hacerla.