Fue la Primera Comunión el 19 de abril de 1891 en la iglesia de San Miguel, lo que más influyó en ella. Desde aquel día "nada de rabietas" afirmaba su madre. Al salir de la iglesia, al término de la ceremonia, le dijo a su amiga y confidente María Luisa Hallo: "No tengo hambre, Jesús me ha alimentado..." (Ibd.). Podemos adivinar la intensidad de este primer encuentro con el Cuerpo de Cristo a través de una poesía que escribió 7 años más tarde en que dice "En el aniversario de aquel día, que Jesús fue morada el alma mía, y de Dios posesionó mi corazón. De modo que a partir de aquella hora, después de ese coloquio misterioso, de aquella conversación divina, silenciosa, solo aspiraba a darle yo, a devolverle algo de su gran Amor, al Amado Esposo de la Eucaristía, que moraba  en mi débil corazón, llenándolo de todos sus tesoros" (P 47).