Martes

DEL EVANGELIO DE HOY:
"Había en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar:
- ¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.
Jesús lo increpó:
-Cállate y sal de él.
El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió".

Reflexión:
Acércate pronto a la Confesión para poder experimentar este mandato implacable del Señor: "¡Cállate y sal de él!", Y morirá todo lo que en tu vida no es de Dios... Y recuperarás de nuevo la dignidad de ser templo, morada del Espíritu Santo.