Viernes

DEL EVANGELIO DE HOY:
"Llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo, por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico:
-Hijo, tus pecados quedan perdonados".

Reflexión:
El Señor te muestra que el verdadero mal del mundo no es la enfermedad sino el pecado, vivir como si Dios no existiera o como si fuera algo más de tu vida. Decídete a no alejarte nunca de Él y acercarte con más frecuencia al Sacramento de la Reconciliación.