Jueves
Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote
María Auxiliadora

DEL EVANGELIO DE HOY:
"Jesús tomó un pan, lo partió y se lo dio diciendo:– «Tomad, esto es mi cuerpo.»
Cogiendo una copa, se la dio, y les dijo: «Ésta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos»".

Reflexión:
Mediante el pan y el vino consagrados, en los que está realmente presente su Cuerpo y su Sangre, Cristo te transforma, y te capacita para entregarte a los demás con El.
En la Eucaristía el Señor te une a su sacrificio de amor para dar Vida al mundo.