Viernes

DEL EVANGELIO DE HOY:
"Al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre".

Reflexión:
Lo propio de Dios es unir. El ser humano, herido por el pecado original, tiende a separar.
¡Que la gracia de Dios en ti y en tu familia sea más fuerte que la fuerza disgregadora del mal!