Escudo Papa FranciscoRecogemos sinteticamente algunas ideas expresadas por el Santo Padre en la Misa Crismal de Jueves Santo:

1) Al revestirnos con nuestra humilde casulla, puede hacernos bien sentir sobre los hombres y en el corazón el peso y el rostro de nuestro pueblo fiel, de nuestros santos y de nuestros mártires.

2) El óleo precioso que unge la cabeza de Aarón no se queda perfumando su persona sino que se derra y alcanza <<las periferias>>... La unción no es para perfurmanros a nosotros mismos, ni mucho menos para que la guardemos en un frasco...

3) Al buen sacerdote se lo reconoce por cómo anda ungido su pueblo. Cuando la gente nuestra anda ungida con óleo de alegría se le nota.

4) Intuir y sentir como sintió el Señor la angustia esperanzada de la hemorroisa cuando tocó el borde de su manto. Ese momento de Jesús, metido en medio de la gente que lo rodeaba por todos lados, encarna toda la belleza de Aarón revestido sacerdotalmente y con el óleo que desciende sobre sus vestidos.

5) No es precisamente en autoexperiencias ni en introspecciones reiteradas que vamos a encontrar al Señor... lleva a hacernos pelagianos, a minimizar el poder de la gracia.

6) El sacerdote que sale poco de sí, que unge poco se pierde lo mejor de nuestro pueblo, eso que es capaz de activar lo más hondo de su corazón presbiteral... en vez de mediador, se va convirtiendo poco a poco en intermediario, en gestor.. y el gestor ya tiene su paga.

7)Dos frases sugerentes: "Ser pastores con <<olor de oveja>>, pastores en medio de su rebaño" y "Sólo vale la unción - y no la función-"