El Mes de mayo está dedicado a la Virgen. Desde hace unos años, los niños de la parroquia con sus familias, se reúnen en la Capilla de la Comunión Para rezar el Rosario en Familia.

Estáis todos invitados. 

Día 14 de abril,  Domingo de Ramos
10.00 h
Misa.
11.45 h. Bendición en el Primer Molí, Procesión y Misa Mayor.
19.30 h. Misa.

Día 18 de abril, Jueves Santo
10.00 h. Laudes.
18.00 h. Misa in Coena Domini.
23.00 h. Hora Santa.

Día 19 de abril, Viernes Santo
10.00 h. Laudes seguidos del Vía Crucis.
17.00 h. Oficio de la Pasión del Señor.

Día 20 de abril, Sábado Santo y Vigilia Pascual
10.00 h. Laudes de Sábado Santo.
22.00 h. Vigilia Pascual.

Día 21 de abril, Domingo de Resurrección
10.00 h. Misa de Pascua.
12.00 h. Misa Mayor.
19.30 h. Misa de Pascua.

CONFESIONES: Siempre que el Templo este abierto. El Martes y el Miércoles se abrirá el templo de 9 a 11h y de 17.30 a 19.30h. Además, siempre que se pueda se pondrá un segundo confesor en la Capilla del Stmo.

 

Papa: Oración, caridad y ayuno; inversiones para un tesoro que nunca se acaba
“¿En el camino de la vida, busco la ruta? ¿O me conformo con vivir el día (…) pensando sólo en los bienes y el bienestar?”. Son algunos de los interrogantes que el Santo Padre planteó en su homilía de la Misa celebrada en la Basílica de Santa Sabina este Miércoles de Ceniza con que se abre el tiempo litúrgico de la Cuaresma que nos invita a la conversión

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA CUARESMA DE 2019

 

«La creación, expectante, está aguardando 
la manifestación de los hijos de Dios»
 (Rm 8,19)

 

Queridos hermanos y hermanas:

Cada año, a través de la Madre Iglesia, Dios «concede a sus hijos anhelar, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la Pascua, para que […] por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios» (Prefacio I de Cuaresma). De este modo podemos caminar, de Pascua en Pascua, hacia el cumplimiento de aquella salvación que ya hemos recibido gracias al misterio pascual de Cristo: «Pues hemos sido salvados en esperanza» (Rm 8,24). Este misterio de salvación, que ya obra en nosotros durante la vida terrena, es un proceso dinámico que incluye también a la historia y a toda la creación. San Pablo llega a decir: «La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios» (Rm 8,19). Desde esta perspectiva querría sugerir algunos puntos de reflexión, que acompañen nuestro camino de conversión en la próxima Cuaresma.

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA
GAUDETE ET EXSULTATE
DEL SANTO PADRE
FRANCISCO

SOBRE EL LLAMADO A LA SANTIDAD
EN EL MUNDO ACTUAL

 

1. «Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12), dice Jesús a los que son perseguidos o humillados por su causa. El Señor lo pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la cual fuimos creados. Él nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada. En realidad, desde las primeras páginas de la Biblia está presente, de diversas maneras, el llamado a la santidad. Así se lo proponía el Señor a Abraham: «Camina en mi presencia y sé perfecto» (Gn 17,1).

2. No es de esperar aquí un tratado sobre la santidad, con tantas definiciones y distinciones que podrían enriquecer este importante tema, o con análisis que podrían hacerse acerca de los medios de santificación. Mi humilde objetivo es hacer resonar una vez más el llamado a la santidad, procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades. Porque a cada uno de nosotros el Señor nos eligió «para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor» (Ef 1,4).

Leer más:

Día 25 de marzo,  Domingo de Ramos
10.00 h
Misa.
11.45 h. Bendición en el Primer Molí, Procesión y Misa Mayor.
19.30 h. Misa.

Día 29 de marzo, Jueves Santo
10.00 h. Laudes.
18.00 h. Misa in Coena Domini.
23.00 h. Hora Santa.

Día 30 de marzo, Viernes Santo
10.00 h. Laudes seguidos del Vía Crucis.
17.00 h. Oficio de la Pasión del Señor.

Día 31 de marzo, Sábado Santo y Vigilia Pascual
10.00 h. Laudes de Sábado Santo.
22.00 h. Vigilia Pascual.

Día 1 de abril, Domingo de Resurrección
10.00 h. Misa de Pascua.
12.00 h. Misa Mayor.
19.30 h. Misa de Pascua.

CONFESIONES: Siempre que el Templo este abierto. El Martes y el Miércoles se abrirá el templo de 9 a 11h y de 17.30 a 19.30h. Además, siempre que se pueda se pondrá un segundo confesor en la Capilla del Stmo.

 

«Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12)

 

Queridos hermanos y hermanas:

Una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor. Para prepararnos a recibirla, la Providencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, «signo sacramental de nuestra conversión»[1], que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.

Como todos los años, con este mensaje deseo ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia; y lo hago inspirándome en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12).

  1. ¿Pueden ser bautizados en la Iglesia Católica los hijos de padres ortodoxos nacidos, bautizados y casados en la Iglesia Ortodoxa?

      Los fieles ortodoxos deben acudir a su Iglesia y a sus ministros para solicitar sacramentos y atención espiritual, máxime cuando dentro de la demarcación diocesana existen dos parroquias del Patriarcado de Rumanía, San Nicolás de Castellón y San Juan Crisóstomo de Villareal; y una Comunidad ortodoxa del Patriarcado de Moscú, en la Ribera de Cabanes.

       Pero si uno de los padres es católico, debe este, aunque haya casado por la Iglesia Ortodoxa, hacer todo lo posible por educar a los hijos en la Iglesia Católica. A eso se compromete siempre la parte católica en los matrimonios mixtos.

       Además, no podemos aceptar que motivos de índole cultural, o circunstancial, como la permanencia en el territorio de los emigrantes en una sociedad mayoritariamente católica, sirvan de pretexto para admitir a los ortodoxos a los sacramentos en nuestra Iglesia. La relación con las Iglesias Orientales debe basarse en la confianza y respeto mutuo. Por lo tanto, no sólo estamos obligados a respetar nuestros compromisos bautismales sino también tenemos el deber de respetar los compromisos asumidos por los hermanos que pertenecen a otras Iglesias.

       Otra cuestión muy distinta es el derecho que todo cristiano tiene, por razones de conciencia, a decidir libremente entrar en la plena comunión católica (UR, nº 4; CEO, can. 896-901). Estos casos pueden ser expuestos al delegado de Ecumenismo quien informará sobre los trámites a realizar para que la admisión a la comunión católica se haga según lo previsto en derecho. Posteriormente, se remitirá al Obispo Diocesano la solicitud de incorporación a la plena comunión, cumplidas las pertinentes averiguaciones.