• Inicio
  • Información
  • Noticias
  • Disposiciones de prevención para la celebración del culto público en los templos católicos durante la supresión progresiva de las medidas restrictivas por la pandemia del Covid-19

Disposiciones de prevención para la celebración del culto público en los templos católicos durante la supresión progresiva de las medidas restrictivas por la pandemia del Covid-19

DIÓCESIS DE SEGORBE-CASTELLÓN

VICARÍA GENERAL

C/ Gobernador, 8. 12003 Castellón e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

DISPOSICIONES DE PREVENCIÓN PARA LA CELEBRACIÓN DEL CULTO PÚBLICO EN LOS TEMPLOS CATÓLICOS DURANTE LA SUPRESIÓN PROGRESIVA DE LAS MEDIDAS RESTRICTIVAS POR LA PANDEMIA DEL COVID-19

A LOS SACERDOTES, RELIGIOSOS/AS, Y FIELES DE LA DIÓCESIS DE SEGORBE-CASTELLÓN

El coronavirus sigue propagándose por España y entre nosotros. Todos tenemos la grave responsabilidad de prevenir el contagio de la enfermedad evitando ser contagiados y contagiar a otros. Para ello hemos de observar las medidas de distancia de seguridad entre las personas y otras medidas de prevención, establecidas o recomendadas.

El Gobierno de España ha previsto cuatro fases para ir suprimiendo progresivamente las medidas restrictivas decretadas por la pandemia del Covid-19, que afectan también a las celebraciones y otros actos de culto en los templos católicos así como a otras actividades pastorales de la Iglesia católica. Cada una de las fases previstas durará aproximadamente dos semanas y será el Ministerio de Sanidad quien indique la fecha del paso de una a otra.

Estas Fases son las siguientes:

Fase 0: Es la situación actual, en la que continúa el culto en nuestros templos a puerta cerrada y sin pueblo; en esta fase hemos de preparar los templos para la siguiente.

Fase 1: Comenzará previsiblemente el 11 de mayo. Se podrá reanudar el culto público con una asistencia no superior a 1/3 del aforo del templo. Se podrán celebrar eucaristías dominicales y diarias, y otros sacramentos guardando las medidas higiénicas y de distancia que indiquen estas disposiciones.

Fase 2: La asistencia de fieles en las celebraciones no podrá superar la mitad del aforo del templo. Se restablecerán las reuniones de actividades pastorales con los criterios organizativos y sanitarios recomendados: higiene, distancia,… Se podrá abrir el despacho parroquial con atención individual.

Fase 3: Se recuperará la vida pastoral ordinaria, teniendo en cuenta las medidas necesarias hasta que podamos volver a una actividad plena en las parroquias.

Las fechas de comienzo de las fases 2 y 3 están sujetas a las indicaciones que realice el Gobierno.

Teniendo en cuenta lo anterior y las propuestas de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española, de 29 de abril, se establecen las siguientes disposiciones, aconsejando máxima prudencia en su aplicación y la información de las mismas a los fieles.

  1. PREPARACIÓN DE LOS TEMPLOS ANTES DE SU APERTURA

1.1. Ante la próxima reapertura de los templos, se garantizará en todo momento la limpieza e higiene de los mismos para evitar la expansión del Covid-19. Para ello se aplicarán las “Recomendaciones sobre procedimientos de desinfección en bienes culturales con motivo de la reapertura de los templos” de la Delegación Diocesana de Patrimonio Cultural, que se adjuntan. No se realizarán fumigaciones o pulverizaciones generalizadas dentro de los templos.

1.2. El responsable del templo (sacerdote, capellán o abadesa/priora) calculará el aforo total del templo y lo expondrá en un sitio visible a la entrada del mismo. El aforo es el número de personas que caben sentadas en los bancos del templo contando 0’50 cm. por persona.

1.3. Se señalizará en el interior del templo la manera de desplazarse los fieles. A ser posible, los pasillos se usarán en un solo sentido.

1.4. Se marcará la distancia de seguridad en el pavimento, de al menos un metro, para organizar la fila para acercase a recibir la Sagrada Comunión.

1.5. Se colocarán carteles informativos con instrucciones en la entrada del templo para dar a conocer las medidas de seguridad y de prevención y para evitar al máximo las conversaciones.

1.6. Las pilas de agua bendita a la entrada de los templos permanecerán vacías.

  1. ANTES DE LAS CELEBRACIONES LITÚRGICAS

2.1. Los sacerdotes responsables de los templos deberán:

  1. a) Preparar a personas encargadas para las diferentes tareas: lectores, cantores, ministros de la comunión, etc.
  2. b) Instaurar o potenciar donde exista, el ministerio de los ostiarios, que serán los encargados de: la apertura y cierre de las puertas de entrada al templo (que se mantendrán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones para evitar tocarlas), del número de acceso de fieles al templo y de su distribución en el mismo, del orden y la distancia para acercarse a recibir la Sagrada Comunión y de la salida del templo al finalizar la celebración. Ayudarán también a los fieles a cumplir con las presentes disposiciones.
  3. c) Ofrecer a la entrada del templo gel hidro-alcohólico o algún desinfectante similar a los fieles.

2.2. Los fieles deberán observar las siguientes normas:

  1. a) El aforo del templo será limitado (Fase 1: a partir del 11 de mayo, 1/3 de la capacidad del templo; Fase 2: el 50% de su capacidad), por lo que una vez cubierto el aforo indicado, no podrán entrar más personas.
  2. b) En el interior del templo, los fieles deben mantener una distancia de al menos un metro entre las personas, tanto hacia los lados como hacia atrás y hacia adelante. Esto puede requerir anular la mitad de los bancos o indicar qué bancos o lugares se pueden usar. Los miembros de las familias que conviven actualmente en el mismo domicilio pueden permanecer juntos.
  3. c) Se pide que los fieles vengan provistos de mascarilla y guantes, y los usen en el interior del templo.
  4. DURANTE LAS CELEBRACIONES LITÚRGICAS 3.1. El sacerdote celebrante se lavará las manos antes de comenzar la celebración y al finalizarla.

3.2. En las concelebraciones, los sacerdotes deberán guardar la distancia de seguridad indicada.

3.3. En las celebraciones litúrgicas no podrán participar coros ni orquestas. Podrá haber un solo cantor o algunas voces individuales y algún instrumento, guardando las medidas de seguridad establecidas.

3.4. Para las celebraciones litúrgicas no se podrán distribuir hojas de cantos ni se distribuirán pliegos con lecturas o cualquier otro objeto o papel.

3.5. Los lectores llevarán guantes y se desinfectará el micrófono después de la celebración.

3.6. No se hará la colecta durante la celebración. Para este fin se colocarán los cestillos en un sitio visible y se informará de ello.

3.7. En las celebraciones de la Eucaristía, no habrá procesión de ofrendas.

3.8. La preparación del altar se hará con las debidas medidas higiénicas.

3.9. Durante la plegaria eucarística, el cáliz, la patena y los copones estarán cubiertos con una “palia”.

3.10. El sacerdote celebrante se desinfectará las manos al empezar el canon de la Misa.

3.11. El saludo de la paz, que es facultativo, se sustituirá, en su caso, por un gesto evitando el contacto físico.

3.12. En la distribución de la Sagrada Comunión se omitirá el diálogo de donación individual (“El Cuerpo de Cristo”. “Amén”), que se puede pronunciar de forma colectiva después del “Señor, yo no soy digno…”.

3.13. Para evitar la aglomeración en la distribución de la Sagrada Comunión, se respetarán las distancias establecidas.

3.14. Los ministros de la Comunión se desinfectarán las manos antes y después de la distribución de la Sagrada Comunión.

3.15. En el momento de la Sagrada Comunión deberá guardarse la distancia de seguridad en la fila y recibirla en la mano. Quienes deseen comulgar en la boca, deberán esperar al final de la fila. Los fieles no podrán comulgar del cáliz.

3.16. Los niños y personas que se acercan en la comunión para ser bendecidos, recibirán la bendición sin tocarlos.

3.17. La petición de intenciones de Misa no se hará en la sacristía; se aconseja hacerlas previamente por teléfono.

  1. CELEBRACIÓN DE OTROS SACRAMENTOS, ACTOS DE PIEDAD Y REUNIONES

4.1. Con la apertura de los templos para las celebraciones públicas, los sacerdotes pueden poner fechas para la celebración de Bautismos, Primeras Comuniones y Matrimonios. Estas celebraciones estarán sujetas también a las medidas de distancia y de protección establecidas, así como a la capacidad que permitan las autoridades según el aforo del templo. Por ello, las familias y los interesados deberán ser previamente informados y aceptar las condiciones establecidas para su celebración.

4.2. La celebración de los sacramentos del Bautismo y del Matrimonio requieren una observancia particularmente cuidadosa de las normas debido a su carácter litúrgico especial, que a veces implica un contacto físico más cercano:

- Bautismo: Se usará el Rito breve. La administración del agua bautismal, hágase desde un recipiente al que no retorne el agua utilizada, evitando cualquier tipo de contacto entre los bautizandos. En las unciones se puede utilizar un algodón o bastoncillo de un solo uso, incinerándose al terminar la celebración.

- Matrimonio: Los anillos, las arras, etc., deberán ser manipulados exclusivamente por los contrayentes. Manténganse la debida prudencia en la firma de los contrayentes y los testigos, así como en la entrega de la documentación correspondiente.

4.3. Para la administración del Sacramento de la Confirmación los párrocos fijarán la fecha más apropiada de acuerdo con la Secretaría particular del Sr. Obispo. Las familias y los confirmandos deberán ser previamente informados y aceptar las condiciones establecidas para su celebración, especialmente del aforo del templo. En el rito de la crismación se puede utilizar un algodón o bastoncillo, como se ha indicado en el caso del bautismo.

4.4. Quedan prohibidas las fotos de grupo a la finalización de las celebraciones litúrgicas para guardar la necesaria distancia de seguridad.

4.5. Se organizará a los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión para que, quienes por su edad, no puedan asistir a la Eucaristía en el templo y lo pidan, reciban la Comunión en sus hogares, teniendo cuidado con las normas de seguridad establecidas.

4.6. El Sacramento de la Penitencia se ofrecerá guardando la distancia y con las medidas de seguridad necesarias. Se escogerá un espacio amplio para mantener la distancia social asegurando en todo caso la confidencialidad y la debida reserva. Tanto el fiel como el confesor deberán llevar mascarilla. Al acabar, se aconseja reiterar la higiene de manos y la limpieza de las superficies.

4.7. La administración de la Unción de Enfermos se hará según el Rito breve. El sacerdote se pondrá guantes y ha de utilizar un bastoncillo de algodón para la unción, y guardará, en lo posible, la debida distancia.

4.8. En los funerales y aniversarios se actuará de acuerdo con las mismas normas establecidas para las Misas. La celebración de la misa exequial “de cuerpo presente”, queda pendiente de la modificación de la orden del Ministerio de Sanidad de 29 de marzo, art. 5, por lo que todavía no puede celebrarse en los templos. Se informará por parte de esta Vicaría de los cambios que se puedan producir. Aunque sea difícil en estos momentos de dolor, hay que insistir en que se han de evitar los gestos de afecto que implican contacto personal y la importancia de mantener distancia de seguridad.

4.9. En las visitas a la Iglesia para la oración o adoración del Santísimo Sacramento, se deberán seguir las pautas generales ofrecidas, evitando la concentración y señalizando los lugares para la oración y la adoración.

4.10. Cualquier acto de veneración de las imágenes sagradas ha de hacerse con gestos que no conlleven contacto físico con las mismas.

4.11. No se permitirán visitas turísticas a los templos y museos en las fases 1 y 2 indicadas.

4.12. Las reuniones de actividades pastorales en los salones o dependencias parroquiales estarán permitidas a partir de la fase 2. En esta fase, la ocupación del salón o dependencia no podrá superar 1/3 del aforo total del local ni un máximo de 50 personas. En la fase 3, la ocupación del local pasará a ser la mitad de la capacidad del mismo. En ambas fases se deben guardar las normas de desinfección, distancia de seguridad entre personas, mascarillas…

  1. ACTUACIONES DESPUÉS DE CADA CELEBRACIÓN Y ANTES DE LA SIGUIENTE

5.1. Se limpiarán los vasos sagrados y paños según las recomendaciones emitidas por la Delegación de Patrimonio Cultural.

5.2. Se establecerá una salida ordenada del templo evitando agrupaciones de personas en la puerta.

5.3. Después de cada celebración se procederá a la desinfección de los bancos y espacios utilizados en la misma, siguiendo las recomendaciones emitidas por la Delegación de Patrimonio Cultural.

Castellón, a 3 de mayo de 2020

Fdo: Javier Aparici Renau

Vicario General

Publicado en Noticias

Imprimir Correo electrónico

  • /index.php/informacion/noticias/1486-bendicion-urbi-et-orbi